lunes, 8 de julio de 2030

WELCOME - BIENVENIDOS


¡Bienvenido a la Asociación Dones y Talentos de León!

El objetivo general de nuestra asociación es ayudar a todas las personas que la componen en el descubrimiento de quiénes son, así como de sus habilidades, capacidades, competencias, cualidades y aptitudes; y hacerlas congruentes con una actitud positiva ante la vida de entrega para reconocer su abundancia y su aportación al establecimiento de una sociedad en armonía, paz, felicidad y amor. Trasladar este proceso de forma altruista al medio social en el que se desenvuelven sus componentes. Fomentar este intercambio con asociaciones nacionales e internacionales de similar orientación. Promover el respeto a las personas de cualquier nivel socioeconómico, cultural, sexo, idioma, religión, raza, color, opinión política, sin distinción de la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa la persona. Promover el respeto por el medio ambiente. Fomentar el derecho a la vida, la libertad y la seguridad de las personas.

Con el lema: “Nadie crece más que aquel que impulsa a otros en su crecimiento”, y sustentados en las enseñanzas que nos aporta Un Curso de Milagros (UCDM), queremos, mediante cursos, reuniones, tertulias, charlas, conferencias, talleres, seminarios, puestas en común, cineforum, discoforum, etc., en las que el aprendizaje continuo y colaborativo sea su principal recurso, servir de vehículo social de intercambio y de solidaridad a todas aquellas personas que tratan de descubrirse, viéndose en los demás.

Hemos logrado en poco tiempo hacer una pequeña familia de asociados, con motivación para seguir creciendo, sin cerrar nunca las puertas a quienes no desean estar asociados y con actitud de entrega.

El importe para ser socio es de 5 euros mensuales, para poder cubrir los gastos de diversos materiales que usamos para las actividades. También se recuerda que el mínimo de tiempo asociado son tres meses y que los asociados si no van a continuar deberán comunicarlo a la Directiva antes del inicio del mes de cobros, de otra manera deberá abonar la cuota del siguiente mes en cuanto pasen los 5 primeros días.


Mediante negociación con diversas entidades, corredurías de seguros, tiendas, agencias de viajes, talleres, comercios, conseguimos descuentos para los asociados que serán expuestos en la página en su apartado correspondiente (ENLACES).

Los asociados también obtienen descuentos en tratamientos de profesionales de terapias alternativas y a través de los enlaces pertinentes en esta página, la descarga de toda la información de los cursos, talleres, etc., llevados a cabo, y otros ejercicios e informaciones (SE ENVÍA POR CORREO ELECTRÓNICO A LOS ASOCIADOS).


En la página también se comunican las fechas y lugares de los diferentes eventos (REUNIONES, FECHAS Y LUGARES).

Se encuentra siempre a disposición de los asociados el estado de las cuentas y, de forma periódica, se les trasladará la información al respecto. Se harán dos asambleas generales en el año para tratar cuantos asuntos sean de interés de los asociados y, anualmente se revisará el equipo directivo.

En la página tienes una zona de consultas donde serás contestado lo antes posible.
Te agradeceríamos dieses a conocer nuestro blog y gracias de antemano por tu visita.

Un fuerte abrazo.


El Equipo Directivo

·       PRESIDENCIA: JUAN FERNÁNDEZ QUESADA
·       VICEPRESIDENCIA: MARÍA DEL MAR VIEIRA JUAN
·       SECRETARÍA: JOSÉ MANUEL RUIZ HOYOS
·    VOCALÍA DE PROGRAMACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE EVENTOS Y ACTIVIDADES: OLVIDO ALÁEZ ESPADAS
*TESORERÍA: MELISA CRESPO FERNÁNDEZ
    

QUÉ HACER PARA SER SOCIO DE DONES Y TALENTOS

La cuota de asociado es de 5 euros/mes, pero teniendo que asociarse mínimo por tres meses, es decir, 15 euros. Otra opción es por semestres y también anualmente. Por supuesto que la que más nos interesa a nosotros es la anual, porque nos quita de tanto trasiego de pagos y que, además se os puede domiciliar en vuestra cuenta. Nuestra cuenta del Santander es: ES60 - 0075 - 5925 - 2106 - 0701 - 2751 a nombre de la Asociación Dones y Talentos de León.

Es imprescindible para asociarse que pongas en tu ingreso o transferencia tu nombre completo con apellidos y tu número de DNI, y luego que nos des tu número de móvil y tu correo electrónico para poder enviarte las comunicaciones y darte de alta en el grupo de socios de de WhatsApp.

Más tarde te daríamos para rellenar una ficha con todos tus datos y la hoja de la Ley de Protección de Datos que es de obligado cumplimiento.
Cuando hayas hecho el ingreso o la transferencia puedes enviar una comunicación o foto de dicho ingreso a María del Mar Vieira Juan (Vicepresidenta) cuyo número de móvil es 626628282 o a Melisa Crespo Fernández que es la tesorera y su número es el 674124238.
Todos los asociados reciben comunicación por email de todas las charlas. Otra de las ventajas es que pueden asistir gratuitamente a las clases de inglés (nivel inicial e inmersión lingüística). También a las clases de informática. Al taller de manualidades. Por 15 euros mensuales a las clases de yoga. Gratuitamente a todas las charlas de Psicología, de Un Curso de Milagros, de la Ley de Atracción y al Club de lectura Colibrí. Y a todas aquellas que se vayan abriendo progresivamente. En los talleres o cursos en los que el ponente cobra, los asociados tienen un descuento del 20% sobre los no asociados, y prioridad para asistir sobre éstos.

Después tenemos acuerdos con determinados centros de todo tipo en los que los asociados tienen descuento, para ello puedes entrar en el blog y mirar en el apartado de ENLACES: 
https://asociaciondonesytalentos.blogspot.com/p/enlaces.html

Cuando el asociado es de fuera de León, la cuota mensual es de 3€/mes, y se tiene que hacer, al menos, por tres meses.

También conviene saber que para darse de baja de la Asociación hay que hacerlo, al menos, por escrito, con un mes de antelación. En caso contrario, hay que abonar el trimestre siguiente.

Esperamos que la información te sea de ayuda.
Un cordial saludo.
La Junta Directiva.

jueves, 4 de marzo de 2021

CUESTIONAR EL PRESENTE

 



En mi artículo anterior de “Ganar en sabiduría” os comentaba que para llegar a la paz espiritual era necesario “Despertar a la necesidad de cambio”. Hoy os planteo “Cuestionar el presente”. Vivimos en un mundo alocado en el que parece que tenemos que llegar a todos los sitios y urgentemente, de tal forma que no nos permitimos tomar conciencia de cómo vamos pasando de una fase a otra de nuestra evolución de, como decimos al hacer una ruta, permitirnos disfrutar de ella y no solamente obsesionarnos con llegar al final. ¿Qué hemos aprendido de todos nuestros errores del pasado? ¿Qué hemos aprendido de las pérdidas del camino? Hace poco en una consulta le decía yo a una mujer que había perdido a una hija en accidente de tráfico de la importancia de “la tristeza”: Cuando falleció mi madre ese sentimiento me permitió darme cuenta de lo importante que había sido mi madre en mi vida. La pérdida nos permite valorar lo que perdemos, porque cuando lo tenemos no lo valoramos. Tenemos salud y solo la valoramos cuando la perdemos. ¿Cuántas cosas tenemos que perder para valorarlas? GRACIAS TRISTEZA que me permites tomar conciencia de ello, DE LO QUE SOY, DE LO QUE SIENTO, DE LO QUE TENGO. El dolor es un maestro, nos enseña, porque la tristeza es un dolor del alma.

Hace poco hemos tenido una crisis económica en la que vivíamos en la opulencia gastando a diestro y siniestro, todo nos parecía poco, “eso era la felicidad: gastar”. Vivíamos el boom inmobiliario, había que comprar ladrillo. Los precios de la vivienda siguen subiendo y los alquileres se han disparado de forma desorbitada, de tal forma que a los jóvenes les es casi imposible acceder a una situación de autonomía e independencia. Las familias, a fecha actual, invierten más de un 40% de sus ingresos en pagar la vivienda. ¿Hemos aprendido algo? ¿Cuántos desastres o crisis nos tienen que ocurrir para aprender?

Todas las pérdidas, con su dolor respectivo, nos avisan de que analicemos lo que creíamos ya tener bajo control. ¿Qué estamos haciendo con nuestra vida? Quizás una enfermedad te para porque das demasiada importancia al trabajo y a ganar dinero, sin tener tiempo para disfrutarlo.

Los sabios suelen coincidir en que la felicidad se define por:

1)   La creencia de que manejamos nuestro destino.

2)   La actitud de abrirse a nuevas ideas.

3)   Vivir la experiencia de despertar o de experimentar despertares.

4)   Encontrar sentido más allá de nuestro ombligo.

Esto nos lleva a sus respectivas preguntas:

1)   ¿Dirijo, en general, mi vida?

2)   ¿Estoy abierto a nuevas ideas?

3)   ¿Experimento momentos de lucidez?

4)   ¿Mantengo una relación profunda con todo lo que me rodea?

Hazte buenas preguntas:

·       ¿Para qué hago lo que estoy haciendo?

·       ¿Lo que hago me da satisfacción o despierta alguna pasión en mí?

·       ¿Tengo lo suficiente para vivir la vida que quiero vivir?

·       ¿Cuántas alternativas puedo generar para vivir lo que quiero vivir?

·       ¿Cuántas alternativas tendrías para poder ganarte la vida?

·       ¿Cuántos lugares serían adecuados para vivir como quieres vivir?

·       ¿En cuántos grupos referenciales me encontraría con apoyo, afecto y valoración?

·       ¿Me siento seguro de mí mismo?

·       ¿Con quiénes me siento seguro?

·       ¿Qué ingredientes me aportan esa seguridad?

·       ¿Cuáles han sido mis mayores errores?

·       ¿Qué he aprendido de esos errores?

·       ¿Qué cambiaría de mi vida si tan solo me quedara un año de vida en este mundo?

·       ¿Sé lo que quiero?

·       ¿Qué tipo de persona me gustaría ser para los demás?

·       ¿Qué es lo que más me importa en la vida?

·       ¿Qué valores son mis referentes en mis actuaciones?

·       ¿Haces algo que pueda tener una repercusión más allá de tu momento actual?

Hazte preguntas, no vivas como un autómata, no corras, disfruta de tu trayecto, EN LAS PEQUEÑAS COSAS ESTÁN LOS MEJORES MANJARES DE LA VIDA, AVANZA PROFUNDIZANDO EN TODO LO QUE HACES.

Un abrazo.

Juan Fernández Quesada

lunes, 1 de marzo de 2021

GANAR EN SABIDURÍA

 



Decía Jennifer James en su libro 20 pasos hacia la sabiduría que 1) DESCONOCER LAS LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD significa ESCLAVITUD; 2) CONOCER LAS LEYES ESPIRITUALES, significa LIBERTAD; y 3) SABER APLICAR LAS LEYES ESPIRITUALES significa SABIDURÍA.

Parece que los grandes modelos que hemos tenido en la historia, Jesucristo, Ghandi, Dalai Lama, etc., algo de esto han sabido: CONOCER Y SABER APLICAR LAS LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD.

Es un estado de ILUMINACIÓN que se ha definido como “una experiencia sensorial y emocional, una claridad intelectual, la impresión de estar inmerso en una llama, en una sensación de inmortalidad, en un estado de gracia impresionante, el conocimiento de toda la conciencia cósmica y el fin de las separaciones; la energía y la inteligencia se liberan, la vida se vuelve sencilla, se experimenta júbilo, un grado de entendimiento radical, maravillas interiores, amor, paz, y una felicidad sublime. Lo ordinario se vuelve extraordinario. Se accede a un paraíso interno y a una gran elevación moral. Se produce un despertar, un carisma. Se viven asombrosos momentos de revelación divina, un éxtasis emocional, un amor infinito hacia el mundo, una sensación de agilidad, un alivio intenso. La luz parece atravesarlo todo y se siente la presencia del Creador”.

Antes creíamos que sólo podían acecder a estas experiencias seres superdotados o sobrenaturales. La búsqueda de la paz espiritual es la única que nos puede llevar a una verdadera SANACIÓN, en un sentido total. El cuerpo no es ajeno a ello, antes bien es donde se refleja este camino.

Buscar el encuentro, lo común en todos nosotros, es la postura, la actitud única que nos puede llevar a esa paz interior y a esa elevación moral.

Un primer paso para este avance personal hacia esa sabiduría es DESPERTAR A LA NECESIDAD DEL CAMBIO. Cuando estamos cerrados a avanzar, no podemos experimentar cambio, por ello abrir nuestra mente y nuestro corazón al cambio es un ingrediente elemental del mismo.

Vivir las experiencias más cotidianas desde una actitud de dejarse estar, sin etiquetar, sin juzgar, solamente observando, permite empezar a experimentar una sensación de unión con el todo y con el fluir de la vida (FLUYE CON LA VIDA). Muchas personas nos han contado estos momentos de lucidez, en psicología lo llamamos insight. Eckhart Tolle lo comenta en su libro El Poder del Ahora, después de hallarse en un momento de gran depresión. Son momentos en los que todo se nos hace fácil, comprensible.

Todos podemos tener un momento de elevación de conciencia, pero un ingrediente que yo he experimentado como esencial, es el de ESTAR primero EN PAZ. Es un sentimiento de UNIÓN, de ausencia de YO. SOY UNO CON EL TODO.

Déjate estar y podrás empezar a experimentar estos momentos. Son llamadas al desarrollo espiritual.

Juan Fernández Quesada.

domingo, 28 de febrero de 2021

JOAN SÁNCHEZ FORTÚN - LA PARÁBOLA DE LA PARED

 


La pared en sus diversas utilidades y funciones nos proporciona cobijo o refugio o, desde otra perspectiva, puede llegar a ser el punto de desencuentro cuando se interpone en la comunicación y la relación entre los seres humanos. Consecuentemente, su efecto negativo quebranta la relación humana, nos incomunica del mundo externo, con lo cual, incidirá negativamente -con toda seguridad- en nuestro proceso evolutivo. 

Existe la pared física, como un hecho natural, pero más preocupante resulta ser cuando esa pared la "construyo simbólicamente" con mi actitud de indiferencia y despreocupación por el mundo externo; por las personas y sus problemáticas y por todo aquello que no haga referencia a mí mismo: Así, inicio la desestructuración de mi persona que me conducirá, probablemente, hacia un tipo de ensimismamiento, el mismo que condicionará negativamente mi forma de vivir y de pensar: sólo me importo yo.

¿Por qué buscamos con tanta insistencia unos oídos que acojan nuestros problemas, pero, a su vez, nos negamos a prestar los nuestros con tanta frecuencia e indiferencia?  Ésta es la cuestión que debemos esforzarnos en comprender para, ahora sí, cobrar conciencia de nuestra desafección e intentar erradicarla. Desde la madurez, facilitaremos altruistamente esta humanitaria labor, como es la de saber escuchar como un acto humanitario y de interés por el prójimo.

Escuchar, es la terea que tiene pendiente no sólo el individuo sino la humanidad, si deseamos construir un mundo más humano, cercano y solidario. Donde por medio de la escucha, facilitamos el conocimiento y la esencia de las personas de nuestro entorno. Nuestros oídos sabrán diferenciar - porque escuchan - aquellas palabras que necesitan ser atendidas para prestarles el apoyo necesario. 

El hecho de escuchar ya alivia, de alguna manera, la angustia ajena: simplemente, por la atención prestada, la persona se siente aligerada en su carga emotiva. ¡Éste debe de ser uno de los objetivos de la escucha! El otro; escuchar para sentir al prójimo y para sentirnos vivos; escuchar para aprender, potenciar y desarrollar una personalidad más humana, sólida y equilibrada; escuchar para contribuir a ese tan deseado mundo mejor. La sociedad tiene esta asignatura pendiente: la escucha responsable y humana.   

Desde la evolución, estaremos más preparados y capacitados -como un acto natural- en esta humanitaria labor. No despojarnos del peso que soporta nuestra mochila por situaciones no resueltas o reprimidas, impedirá el arte de la escucha. Si vivimos con una pesada carga sobre nuestros hombros, improbablemente podremos añadir una nueva: Si nuestros problemas no resueltos dificultan escucharme, mucho más difícil será escucharte.  

A modo de reflexión: 

El hombre sabio lo es más por saber escuchar que por hablar: un segundo de escucha puede contener más sabiduría que infinidad de palabras emitidas. Escuchar en silencio -porque tenemos la mochila vacía- favorece la palabra ajena. Palabra que nos abre otras fuentes vivas del aprendizaje y del conocimiento humano. 

Evolucionar, crecer como ser humano, propiciará la interiorización de mis problemas para resolverlos.  

De tal modo, propiciará y facilitará la escucha ajena. 

 

Evitemos ser como esa pared que nada retrasmite, nada escucha, nada siente. Prestar nuestros oídos a quién está necesitado de ellos, será prueba evidente de nuestra evolución, y del grado de humanidad alcanzado hasta el presente

viernes, 26 de febrero de 2021

Lo que me da la Vida quiero devolverlo porque todo es un ciclo.

 


Ayer recordaba con mucho cariño el texto titulado "Lo que me da la Vida" de mi amigo Alfonso Echavarri en su libro "Marta ya no se acuerda" y me preguntaba a mí qué me da la Vida. Y me hago consciente de que la vida me da y me ha dado mucho.

Me da vida intercambiar wasaps con mis amigos de Dones y Talentos, del Teléfono de la Esperanza de León, de mi grupo familiar, de las personas que, como mi primo Juan, me dan sus buenos días y buenas noches.

 

Me da vida saber que en León tengo como otra familia hecha en 16 años allí. Me da vida ver a muchos de mis pacientes crecer y evolucionar y haberme convertido en su amigo. Me da la vida escuchar música. Me da la vida mis grupos de formación, el descubrimiento y evolución en esos procesos. Me da la vida mirar el rostro sereno de mi mujer cuando duerme, tantos años compartidos.

 

Me da la vida hablar con mis hijos, verlos responsables en sus trabajos y vidas diarias, independientes. Me da la vida mis amigos, muchos de los cuales llevamos compartiendo trayecto más de 50 años. Me da la vida mi café de la mañana leyendo algún texto o libro. Me da la vida ver los ciclos de ella, cómo cambia la naturaleza de una estación a otra, como nuestro sol se posiciona en el cielo de forma diferente.

 

Me da la vida ver a todos aquellos seres que "a pesar de..." se afanan en dar un empuje a sus vidas. Me da la vida escuchar o elaborar una poesía bella; escuchar a Benedetti, o a mis amigos Cortijo, Jurado, Casimiro, o al hijo de unos amigos, David Bobis. Me da la vida escuchar el silencio.

 

Me da la vida sentir la presencia del Creador en todo lo que fluye. Me da la vida ver la hermosa familia en la que me crie, así como mis sobrinos. Me da la vida saber que mis padres están siempre conmigo y todo lo que me han amado.

 

¡¡Me da la vida tanto!! .... que quiero, Vida, devolverte mucho de lo que me das, por eso te amo. 

 

JUAN FERNÁNDEZ QUESADA

EL RINCÓN DE INMA - LIKE

 



Esta semana reflexiono sobre el protagonismo del móvil en nuestras vidas. Son evidentes sus ventajas siempre que tengamos el control sobre su uso. Una vez más es cuestión de sentido común y equilibrio.

Convivo con tres adolescentes y su comportamiento me hizo de espejo. Por momentos éramos cuatro zombies pegados a un trozo de plástico rectangular que tenía más importancia que nosotros mismos.

Supongo que podría haber solventado mi comportamiento con un "yo controlo" o un "no es para tanto", pero preferí asumir que mi conducta no era la más apropiada, decidí que deseaba hacer un cambio y empecé a practicar.

La frase "Cuando algo es gratis el producto eres tú" empezó a resonar en mi cabeza.

Resulta paradójico que el teléfono para lo que menos se utiliza es para hacer y recibir llamadas. Sirve para escuchar música; de agenda; de alarma; tiene una aplicación para saber el tiempo; es una cámara de fotos, con su correspondiente galería infinita; WhatsApp;  el bendito Google; podemos tener descargada alguna red social; juegos; las aplicaciones para correr, para comprar online …

Muchas veces utilizamos la tecnología cuando estamos estresados o aburridos.

La curiosidad me llevó a investigar. He descubierto que el hipocampo, una parte del cerebro que se encarga del aprendizaje, se va haciendo más pequeño por falta de estimulación. ¿Cuántos números de teléfono os sabéis de memoria? Yo, cinco números fijos que utilizaba hace muchos años y el mío ¿Por qué? Porque he dejado de trabajar esa habilidad. Si queremos resolver una operación matemática por sencilla que resulte sacamos la calculadora, cuando queremos llegar a un sitio que no conocemos ponemos Google Maps, con lo cual no memorizamos y así con infinidad de actividades.

Además, la corteza prefrontal de los bebés se estimula con luz, sonido y movimiento; justo lo que nos proporcionan las pantallas. Cuando crecen debemos fomentar que reaccionen a otros estímulos carentes de luz, sonido y movimiento, por ejemplo, estar sentado en una silla escuchando a un profesor cincuenta y cinco minutos. Si no estimulan esta área cerebral, su capacidad de prestar atención va a disminuir, así como la concentración.  Van a experimentar también dificultad para resolver problemas y una baja tolerancia a la frustración que les puede convertir en impulsivos.

"Mi mayor enemigo es el sueño" ¿Sabéis de quién es esta frase? Del creador de Netflix. Buscan tenernos conectados el mayor tiempo posible, retener nuestra atención.

Podemos tomar una serie de medidas para no perder el control sin dejar de disfrutar de sus ventajas, como quitar las notificaciones y así elegir cuando queremos entrar en determinada aplicación; evitar el uso de pantallas por la noche, ya que interfieren en los ritmos del sueño; elegir los momentos en los que queremos conectarnos, esto generará espacios de calma que contrarrestarán los chispazos de dopamina que generan las notificaciones y los likes.

El objetivo es poner las tecnologías al servicio de la vida que nosotros queremos vivir y no de la que los demás necesitan que vivamos.

 

"Quién logra serenidad en lo pequeño, adquiere fortaleza en la adversidad".

 

INMA REYERO DE BENITO

sábado, 20 de febrero de 2021

EL RINCÓN DE INMA - HAIKU

 


Una hoja brota.                                        Alborotadas

verde, amarilla, fugaz,                             gotas de puntos negros

desdichada vuela                                    lluvia de hormigas.



Es un colibrí

tormenta de colores

esparciendo luz.



INMA REYERO DE BENITO


domingo, 7 de febrero de 2021

JOAN SÁNCHEZ FORTÚN - FRASES PARA REFLEXIONAR

 


-No mires tan placenteramente el camino recorrido. Observa con humildad el que aún queda por recorrer.

 

-Con tu actitud responsable demostrarás quién eres, a pesar de las críticas negativas.

 

-Cuando nos negamos a escuchar la palabra que no deseamos oír, rompemos los lazos de comunicación.

 

    -Cuanta más riqueza quieras o necesites atesorar, ¿no será para compensar tu escasa humanidad y valores? Esta riqueza, ¿actúa a modo compensatorio de nuestras carencias personales?

 

-No nos esforcemos tanto en dar una excelente imagen; el tiempo nos pone en su justo lugar.

 

-No te hagas tan fácil el camino porque ante la adversidad, dispondrás de mejores herramientas para superarlo.

 

-Podemos llegar a olvidar a los padres biológicos, pero jamás olvidemos a quienes hicieron de padres.

 

-Tengamos la humanidad, humildad y valentía en reconocer nuestros errores, de lo contrario,   estamos condenados a repetirlos en el futuro.

 

 -La agresividad en sus distintas formas de ser, ¿es la consecuencia de nuestra irracionalidad, así como la raíz de nuestros actos instintivos?

 

-La palabra no ha de tener un carácter impositivo, sino el de provocar y abrir puntos de reflexión en nuestro semejante.

 

-No te importe tanto  "arreglar"  el mundo externo, y preocúpate de tu mundo interno: el que te acercará más a tu mismo en primer lugar y, posteriormente, a tu semejante.

 

-Cuando el hombre cobre conciencia de que la verdadera riqueza no es la que proviene de lo material, sino de los valores humanos, habrá dado el primer paso en su proceso individual y evolutivo, en beneficio de la erradicación del egoísmo y de las  conductas instintivas e irracionales carentes de humanidad.

 

-Entre otras, tenemos dos opciones: provocar tu risa frívola, o acompañarte en el llanto. Sólo la segunda te ayudará a crecer.

 

-Cuando camines con soltura, mira con humildad a quien se apoya en un bastón. Tal vez, entonces, no desearás correr más de lo necesario.

 

-Entregar los documentos en mano es un signo de distinción, elegancia y calidad humana.

 

 

viernes, 5 de febrero de 2021

EL RINCÓN DE INMA - DIME CÓMO COMES Y TE DIRÉ CÓMO AMAS LA VIDA

 

Tarta de la madre de Juan.


 

Desde que formo parte de esta asociación disfruto observando desde fuera mis reacciones ante los cambios que ocurren a mi alrededor, no vaya a ser que caiga el árbol y no escuche el ruido.

Algo tan sencillo como formar parte del grupo de WhatsApp de cocina produjo en mí una pequeña revolución. Esta también soy yo. ¿Quién no ha nadado con soltura en medio de una tormenta y se ha ahogado a continuación en un vaso de lágrimas?

Mi mente entró en modo " lluvia de ideas".

-"¿Otro grupo? No, pasa, ¡Qué pereza!". En paralelo leía a gente disfrutando sobremanera del acontecimiento "¡sí, genial, méteme! ¡Yo quiero!". Estaba claro que mi entusiasmo y determinación se habían quedado sin saldo. Decidí esperar.

-"¡Cocina, sí, apúntate! Nunca sabes qué hacer para comer, me decía mi mente. "¡Ehhh, corrige! De vez en cuando no sabes que hacer para comer, no es para tanto”.

-" No, no te apuntes, vas a engordar con tanta receta y tú has elegido alimentarte de forma saludable. "¡Ehhh, frena!. También se pueden compartir recetas sanas y no es obligatorio que las hagas todas el mismo día”.

- "¿Qué voy a aportar?, yo no sé hacer nada". Ufff, para mandarme un rato al rincón de pensar. Desde los dieciocho años viviendo fuera de casa, once años como autónoma en un bar, tres hijos. De juzgado de guardia, mi pensamiento. En fin, dos tazas de compasión para ti, bonita.

Compartir mesa con vosotr@s inclinó la balanza a favor; se me pasa por la cabeza escribir "dime cómo comes y te diré quién eres". Si convives, ¿Esperas para comer? ¿Respetas los gustos de los demás? ¿Aprovechas para conversar? Si tomas una ración diaria de noticias, mejor en otro momento, no hagas de la tele la protagonista. Si vives contigo (que nunca sol@), mímate, nada de sobras o lo primero que pilles, eres la persona más importante de tu vida, recuérdalo siempre.

Al final, ganó el pensamiento racional y ya desde dentro empecé a dar vueltas a lo que podía compartir. ¿Veis? Se puede pasar de preocuparse a ocuparse.

Durante muchos años he practicado una "cocina de supervivencia", tampoco ayuda que mido "a ojo", echo lo que lleve, añado "pizcas", lo dejo al fuego "un rato"; nunca he sido de calibrar; la cebolla la pocho "hasta que pierda la dignidad" (esta frase es de la abuela de Carmen Camacho, una escritora que os recomiendo).

Al igual que la mayoría de las facetas de la vida, la cocina no es un territorio de certezas, los únicos ingredientes que no fallan son el fuego lento y el amor.

Cuando a una persona se le da algo bien decimos que tiene buena mano, veo más preciso decir que tiene " tiene buen amor".

¿Os dais cuenta? Los ingredientes están ahí para todos. Así se cocina la vida. Así la hacemos tierna, dulce, melosa, crujiente, picante. La hacemos vuelta y vuelta, poco pasada, la comemos con los ojos, la servimos al punto o se nos pega.

Hay quien la comparte con risas y mantel, hay quién la pasa a tragos, la congela o la almacena en tupper, que se acaban estropeando.

A otros se les atraganta, a veces se les pasa, o arden con ella. Unos la espesan o la aligeran, el caso es estar en todas las salsas y que no falte la miga por si nos queda de toma pan y moja.

La vida no es para llevar, se come aquí.

 

INMA REYERO DE BENITO

sábado, 30 de enero de 2021

JOAN SÁNCHEZ FORTÚN - LA PALABRA Y LA ESCUCHA

 




Con cierta frecuencia hablamos de la importancia que tiene la palabra en la relación humana. En nuestra cultura, decimos ser el vehículo ideal por el cual tenemos a bien comunicarnos.  De tal modo debería ser, cuando la cruda realidad bien pudiera darnos una perspectiva un tanto negativa y diferente en el arte de la comunicación. 

Inmediatamente después de lo expuesto, surge esta reflexión: ¿De qué sirve la palabra sabia y ponderada si previamente desconocemos la importancia que tiene el arte de la escucha?  A partir de esta premisa, la palabra cobra un sentido y significado en una dimensión suprema y maravillosa cómo es la compatibilización de unas artes tan necesarias e imprescindibles en nuestra sociedad, mediante las mismas, la especie humana puede llegar a ofrecerse a sí misma: el arte de la palabra junto al arte de la escucha tan necesarios en la comunicación verbal y la escucha responsable. 

A partir de estas artes, estaremos más capacitados en el camino del entendimiento donde la palabra, al ser escuchada y sentida, fomentará esa senda tan necesaria y fecunda como es la del encuentro entre los humanos, pues, ahora sí, la palabra se convertirá en ese vehículo ideal al servicio de un mundo más comunicativo e integrador: los desacuerdos serán dialogados y razonados- serán escuchados- antes de ser motivo de enfrentamientos. Desde la madurez que proporciona la evolución, estaremos más capacitados en aceptar -palabra mágica- las situaciones de desencuentro. 

Recordemos que la palabra puede llegar a alcanzar un gran poder en la relación humana en su doble función: conciliadora o creadora de graves conflictos.  El hecho diferencial vendrá dado por el grado de madurez alcanzado por los interlocutores. El crecimiento personal, que proporciona la evolución, será ese contrapunto al egoísmo y actitudes desestabilizadoras donde, por nuestra inmadurez, los convertimos en los grandes enemigos del diálogo razonado e integrador. 

La parábola de la pared: Por más que nos empeñemos en hablar con una pared, improbablemente nos escuchará: no oye ni escucha; nada siente, nada retrasmite, le somos indiferentes. Improbablemente podrá sentir ni retrasmitir afecto, por más esfuerzos que realicemos. Volvemos a repetir: no tiene oídos, por lo tanto, no escucha, nada siente, nada retrasmiteLe somos absolutamente indiferentes. 

Evitemos ser como esa fría e insensible pared, la que demuestra desprecio e indiferencia por las personas y su problemática.   No olvidemos su existencia vacía de sentimientos por si, en el futuro, nuestros oídos se endurecen.  Recordemos aquel día en el que, estando necesitados de ser escuchados, unos oídos "amorosos" nos prestaron su cálida y benefactora dedicación y atención ante una situación conflictiva. No olvidemos a quiénes necesitan de "unos oídos de consuelo". No lo olvidemos… No lo olvidemos a pesar de… 

Beneficios de la escucha. Es un acto evolutivo y de madurez. Crea puntos de encuentro, afectivos y de cercanía. 

Inconvenientes de la no escucha. Nos incomunica y aísla del mundo externo; potencia nuestra ignorancia al tiempo que fomenta un preocupante grado de autismo.  

¿Por qué no escuchamos?  Por vivir cegados e incomunicados en nuestro mundo interior; por la pesada carga que soporta nuestra mochila por problemas irresueltos y, por nuestra indiferencia o incapacidad en el arte de la escucha -entre otros factores-.  

-Mostrar desprecio por la palabra ajena, es sentir desconsideración por la persona. 

-Improbablemente podremos crear una corriente afectiva y de cercanía a quiénes desconocemos por nuestra incapacidad e indiferencia en la escucha. 

viernes, 29 de enero de 2021

EL RINCÓN DE INMA - FONDEAR

 


Subsistir,

dejarse llevar,

sin rumbo,

insistir en resignarse

a un sinvivir.

 

Esperar,

hacer tiempo,

apisonadora de sueños,

dejarlo pasar,

ponerle buena cara,

querer que se detenga,

perderlo,

darle tiempo al tiempo.

 

Sobrevivir,

aletargados,

como mecedoras de una vida

que, mientras la ralentizamos,

se nos escapa entre las manos.

 

Aguantar,

fondear hoy,

mañana saldrá el sol;

disculpas para llevar

la vida del caracol.

 

Pedir, luchar, sufrir.

Dar, fluir, vivir.  Elegir.

 

INMA REYERO DE BENITO

sábado, 23 de enero de 2021

JOAN SÁNCHEZ-FORTÚN: FRASES QUE NOS INVITAN A REFLEXIONAR

 



-Cuanto más hayas crecido y madurado como persona, más dejarán de molestarte las críticas ajenas.   

-Cuando observes las raíces descubiertas de un árbol, recuerda que antes estuvieron rodeadas por la tierra protectora. Cuando observes a un ser humano agresivo o desequilibrado, comprende que un día no pudo tener esa tierra protectora ni el calor humano en la que "edificar" una personalidad más humana, afectiva y compensada.

 -En la guerra, como en las disputas, alguien cree ser el vencedor. Grave error: lo existen dos perdedores

-No hablemos tanto de amar y más de comprensión; para evitar que el amor muera por falta de comprensión.

-No nos apoyemos tanto en el número de personas que nos dan la razón, sino en la fuerza de la razón.

-Por los celos y el orgullo podemos llegar a perder el afecto y la amistad de las personas queridas. Nos enturbian la mente, ofuscan el sentimiento y perturban nuestras emociones y decisiones.

-Si no hemos aprendido a vivir, improbablemente aprenderemos a morir.

-Cinco dedos tiene nuestra mano: el primero para comprender; el segundo, para tolerar; el tercero, para humanizarnos; el cuarto, para desterrar el egoísmo; el quinto, para abolir el dolor y el sufrimiento del prójimo. ¡Ha nacido un nuevo ser! ¿Éste, puedo ser yo?                         

-Las ideas pueden a llegar a ser buenas compañeras: la irracionalidad y el egoísmo del hombre las corrompen.

-Si no deseas "quemar tu existencia", conócete y supera tus ignorancias.

-La inmensidad del mar, la inmensidad del cielo, la inmensidad de la tierra, pero no nos olvidemos de la cuarta inmensidad: la de ser más humanos y humildes, menos egoístas e irracionales.

-Negar la realidad es sinónimo de “volver a repetir actitudes negativas”.

-No nos preocupe tanto quién llorará después de nuestra muerte, sino por el vacío que podamos dejar en quienes nos han acompañado responsable y afectivamente en vida.

-Si quieres que la vida te sonría, no descuides tu parte más entrañable. 

 

-Cuando no puedas superar una circunstancia adversa o situación conflictiva, responsablemente no insistas durante un espacio de tiempo, acéptalo, de lo contrario, te continuará creando problemas y no la resolverás.